top of page

Ansiedad: ¿Qué es? ¿Cómo se manifiesta?

Actualizado: 3 mar 2021

La ansiedad es una sensación de angustia, agitación o zozobra en el estado de ánimo de una persona. Suele estar acompañada de una serie de enfermedades, especialmente ligadas a estados neuróticos (inestabilidad emocional). Generalmente, se manifiesta con cuadros de taquicardia, respiración agitada, sudoración y sensación de cansancio.

Wedyco. Psicólogos en línea por teleconsulta

Eligen un psicólogo en línea a un clic y agenda una teleconsulta desde donde quieras

¿Cuáles son las causas de la ansiedad?


Las causas de la ansiedad son muy variadas. Existen desde factores físico-genéticos hasta estados mentales que pueden incidir en su aparición.


Con respecto al aspecto físico-genético, los expertos han logrado demostrar que problemas como el hipertiroidismo, las enfermedades cardiacas, la diabetes y las enfermedades respiratorias (como EPOC o asma), pueden derivar en cuadros de ansiedad.


Por otra parte, situaciones comportamentales como el consumo de alcohol o drogas estimulantes pueden convertirse en otro importante detonante. La abstinencia por este tipo de sustancias también suele fomentar la ansiedad en un individuo.


En el ámbito psicológico, los trastornos mentales relacionados con las fobias pueden ser otras de las causas precipitantes de la ansiedad. También es comúnmente aceptado que el estrés y la incapacidad para manejarlo pueden originar una crisis de ansiedad. Conoce un poco más sobre el estrés y lo que produce en nosotros en otro de nuestros artículos.


Síntomas


Existe una gran cantidad de síntomas los cuales pueden indicar que una persona está padeciendo una crisis de ansiedad. Al igual que las causas, algunos se manifiestan de forma física y otros de forma mental. Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga.

  • Respiración acelerada.

  • Insomnio.

  • Tensión.

  • Preocupación extrema.

  • Sudoración excesiva.

  • Dificultad para concentrarse en algo.

  • Estado de pánico.

  • Nerviosismo.

  • Taquicardia.

  • Problemas gástricos.

  • Sensación de miedo y peligro inminente.

  • Temblores corporales.

Todos estos síntomas pueden derivar en desasosiego y zozobra que a su vez generan pensamientos perturbadores complejos de manejar. Asimismo, pueden afectar la vida diaria y las actividades rutinarias que realiza el individuo. Generalmente, no desaparecen por sí solos, sino que por el contrario, tienden a empeorar al cabo del tiempo sino son tratados con ayuda profesional.


Es importante acotar que el consumo de licor, drogas e incluso ciertos medicamentos, pueden volver el problema incluso peor. En este punto, la psicoterapia se convierte en el tratamiento más efectivo para contrarrestar estos síntomas y lograr un equilibrio emocional.


Factores desencadenantes del trastorno de ansiedad


La ansiedad se puede manifestar de forma leve cuando está conectada, generalmente, con un suceso de carácter estresante que pudo activarla. Sin embargo, cuando esa activación se prolonga en el tiempo, digamos por unos cuatro meses o más, podemos estar hablando de un verdadero trastorno de ansiedad.


Existen diversos tipos de trastorno de ansiedad para lo cual es necesario que un psicólogo pueda intervenir con el fin de realizar el diagnóstico adecuado. En primera instancia, podría ser recomendable empezar con un examen físico que permita descartar cualquier condición de dicha naturaleza. Posteriormente, una evaluación psicológica le permitirá determinar al psicoterapeuta si se trata de un trastorno de ansiedad y de qué tipo.


Los tipos de trastorno de ansiedad más comunes son los siguientes:

Problemas de memoria.

  • Fobias: en ocasiones las fobias, que son reconocidas como un temor incontrolable y casi obsesivo ante ciertas circunstancias, cosas, actos o similares que están directamente ligadas a los trastornos de ansiedad. Las fobias pueden no sólo desencadenar en una crisis de ansiedad, sino que incluso, podrían generar ataques de pánico. Dentro de las más comunes están la agorafobia, que es el miedo a los lugares abiertos como parques, plazas o campos; o la fobia social, relacionada con situaciones donde sentimos que podemos ser juzgados o valorados negativamente por parte de otras personas.

  • Ingesta de sustancias: el consumo de sustancias psicoactivas, licor o medicamentos, también pueden conducirnos a sufrir un trastorno de ansiedad. En el caso de medicamentos, es supremamente importante que el individuo no se automedique, ya que puede producir esta clase de eventos. Si fuesen drogas suministradas por un profesional de la salud, éste podrá evaluar el cambio de los medicamentos según su composición y el nivel de los síntomas de ansiedad.

  • Enfermedad: la sintomatología física no sólo es una forma de representación del estado ansioso, sino que también puede ser el detonante en sí mismo. Puede ser que una enfermedad, como lo vimos en el apartado anterior, esté generando dicho cuadro sin que el mismo individuo logre identificarlo.

  • Pánico: cuando el miedo se convierte en terror y además es extremado y muy intenso podemos estar enfrentando una situación de pánico. Generalmente, éste aparece como episodio repentino relacionado con circunstancia particular y no siempre es malo. El pánico en ocasiones puede ayudar a una persona a reaccionar de forma oportuna ante diversas situaciones de peligro. Pero cuando el pánico se convierte en el compañero permanente de su vida, quiere decir que puede estar ante un trastorno de ansiedad.

  • Separación de los padres: esta clase de traumas hace que muchas niñas y niños se vean afectados durante sus etapas de crecimiento y desarrollo. La crisis de ansiedad es desatada por la ausencia de la figura materna o paterna (dependiendo del caso), en el seno de la familia y puede provocar en los infantes diferentes signos de alerta.

Además de los anteriores, podemos decir que cualquier otro hecho que pueda resultar considerado como un “detonante” de las crisis de ansiedad, podría clasificarse como un tipo de trastorno. Para determinarlo será fundamental la ayuda de un psicólogo que pueda orientar a la persona en este sentido.


¿Cómo se puede prevenir la ansiedad?


Realmente es muy difícil blindarnos contra la ansiedad y sus complicaciones. En algún punto de nuestras vidas podríamos enfrentar alguna clase de situación perturbadora que nos robe nuestro equilibrio emocional. Y aunque creamos que podemos estar preparados para afrontarla, es imposible descifrar cuáles serán nuestras sensaciones y cómo reaccionaremos ante dichas contingencias.


No obstante, lo que sí podemos hacer es practicar actividades y hábitos de vida saludable que nos permitan mitigar el impacto de los problemas relacionados con los trastornos de ansiedad. Por ejemplo, alimentarse sanamente, hacer ejercicio físico, tomar unas vacaciones relajantes de forma regular, practicar una afición (estudiar, leer, pintar, etc.), puede ayudar bastante. Por supuesto, evitar el consumo de bebidas alcohólicas y drogas alucinógenas también será de gran utilidad para contrarrestar un posible cuadro de ansiedad.


Por último, pero no menos importante, ante la más leve sospecha de que te encuentras atravesando por un estado ansioso, busca ayuda de forma inmediata. Un profesional de la salud podrá ayudarte a identificar el problema y evaluar si se trata o no de un trastorno de ansiedad. Pide tu cita con un psicólogo ahora.


Tratamiento


El tratamiento contra la ansiedad puede tener dos componentes. El primero es el farmacológico que consiste en el suministro de medicamentos los cuales sólo pueden ser recetados por un médico. Sin embargo, recuerda que debes evitar automedicarte o seguir recomendaciones de otros pacientes, ya que lo que funciona para alguien tal vez no lo haga de la misma manera para ti.


El otro componente es el psicoterapéutico. Mediante una terapia cognitiva conductual, puedes aprender técnicas de comportamiento y adquirir habilidades para controlar la ansiedad. El psicólogo puede adoptar otras técnicas de intervención como la terapia de exposición, donde le enseñará al paciente a confrontar tus temores y a buscar salidas bajo presión.

Recibe orientación emocional con psicólogos en línea

Eligen un psicólogo en línea a un clic y agenda una teleconsulta desde donde quieras

Conclusión


La ansiedad junto con la depresión y el estrés es quizá uno de los problemas más comunes de los seres humanos hoy en día. La ansiedad suele agobiarnos y hacernos sentir una angustia extrema influyendo negativamente en nuestras vidas. Una crisis de ansiedad no atendida oportunamente podría derivar en cosas peores, como los ataques de pánico recurrentes.


La ansiedad puede manifestarse de diversas formas, tanto a nivel físico como psicológico. Detectar a tiempo estos síntomas puede ser vital para iniciar un tratamiento oportunamente. Los tratamientos pueden ser de tipo medicinal, psicoterapéutico o una combinación de ambos. Dentro del tratamiento psicoterapéutico, el psicólogo intentará determinar el factor o factores desencadenantes del trastorno de ansiedad. A partir de ese punto, podrá definir las estrategias de intervención más apropiadas para que el paciente adquiera las herramientas para el manejo de la ansiedad y sus factores precipitantes.


Wedyco pone a tu disposición psicólogo en línea verificados que se especializan en el tratamiento de la ansiedad. Si deseas contactar a alguno de estos profesionales solo debes ingresar por este enlace, elegir el psicólogo de tu preferencia y pedir tu cita.

60 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page